300620161927511

Ni niños con sus mochilas camino del colegio, ni señoras (o señores) con sus carritos de la compra de vuelta del mercado, ni mayores hacia su centro de salud. La calle Trapería de Murcia no es una calle de barrio, y perdónenme quiénes allí vivan que pensarán evidentemente lo contrario, pero es un poco patrimonio de todos, como la Puerta del Sol, o la rambla de Canaletas. Una calle de todos, pero impersonal. Típica calle del centro, con historia, tradición, pero sin alma. Pues es de todos, y de nadie a la vez.

El ayuntamiento de Murcia ha puesto en marcha estos días una iniciativa más vieja que Monteagudo, y reclamada por muchos: cubrir con lonas y toldos la Trapería y otras calles peatonales del centro. Algo que ya anunció el anterior gobierno municipal y fue incapaz de cumplir. Una medida ‘remember’, que recupera una imagen nostálgica de la Murcia en blanco y negro, donde unas grandes telas cubrían las estrechas calles del centro a comienzos del siglo pasado, aliviándolas del terco sol veraniego. Una iniciativa simpática que contribuye a satisfacer el rancio dicho murciano de: «quién cruza la Trapería en menos de diez minutos no es nadie en Murcia».

La medida, que políticamente tiene una lectura morbosa, tiene un componente turístico, pues decora un espacio recorrido por los turistas, y dota al espacio de un toque pintoresco agradable, es decir, tiene una misión estética junto a la nostálgica que antes indicaba.

Pero poco más. Decir que su misión es para cubrir el sol es como plantar un arbusto en mitad del campo de Corvera y decir que es para generar oxígeno. Sólo cubre el sol de unas pocas horas, aliviando el paso de unos pocos murcianos (por muchos que sean), y en un lugar de la ciudad que posee un entramado ya de por sí diseñado para defenderse del sol, cosa de los árabes, al contrario que otros puntos de la ciudad (y de las pedanías, que hay un ‘más allá’) donde pega un ‘lorenzo’ inclemente durante muchas horas al día. Lo suyo sería acompañar esta iniciativa anecdótica de un plan serio de arbolado para zonas de juegos infantiles, patios de recreo de centros escolares, y el entorno de centros de salud y centros de mayores. Lo que vendría a ser un trabajo en serio que enriquecería mucho más el atrezzo de la Platería. Obtendría menos tirón en los medios, pero seguro que más murcianos satisfechos.

(Foto: Ayuntamiento de Murcia)

Leave a comment