Durante 20 años alcalde de la séptima ciudad de España, Miguel Ángel Cámara es Profesor de Química Agrícola en la Universidad de Murcia y ha regresado a su puesto en la institución docente tras las pasadas elecciones municipales. «La política no es un trabajo, son ciclos con principio y final, y el mío llegó».  Sin embargo niega que su retirada política tuviera alguna vinculación con cuestiones relacionadas con su imputación judicial y el debate sobre la inclusión o no en listas de imputados, o la entrada de otros partidos políticos al tablero, sino que tomó esa decisión en 2011, aunque se supiera años después y eligiera «el mejor momento político para hacerlo público, cuando convino».

Confiesa seguir más la actualidad política nacional que la local, «y como un ciudadano más» pese a su pasado político, y mantiene una de sus grandes habilidades, la de evitar la concreción en sus respuestas, girar una y otra vez sobre las palabras, y mantener la duda en el interlocutor. Describe la situación política actual como «extraña», y reconoce los problemas que atraviesa el Partido Popular y que pueden hacerle perder representación tras las próximas elecciones generales.

En los primeros meses de gobierno de José Ballesta como alcalde de Murcia en minoría ve cierto «hilo conductor, una continuidad» con sus veinte años de mandato, aunque la pérdida de apoyo electoral al Partido Popular obligue a reconsiderar asuntos o proyectos que con él «contaban con un apoyo social mayoritario que ahora es menor». Él mismo recuerda cómo continuó proyectos del partido socialista, allá por los años noventa, «porque es lógico que uno continúe asuntos que estén ya en marcha, y se lleven a cabo». Precisamente ese grupo socialista que Cámara tuvo en la oposición en su primer mandato fue con quien mejor pudo trabajar, «incluso con un Partido Comunista fuerte, con tres concejales, y un PSOE que venía de gobernar, existió un clima de colaboración muy positivo. Con el tiempo fue cada vez más difícil trabajar con los socialistas».

Sobre los proyectos más polémicos o cuestionados, como puede ser la ampliación o no del tranvía, Cámara presume de haber contado siempre «con el respeto de la sociedad, con las diferencias políticas que pudiera haber, pero siempre con el respeto y la comprensión».

Sonríe cuando le recuerdo una frase que me dijo en los días del 15M, desde su despacho, y señalando a la plaza donde estaban acampados los ‘indignados’: «aquí lo que hay es mucha tienda y poco indio», y reconoce que cierta desmovilización del votante tradicional popular, sumado a una mayor movilización social de la izquierda, ha cambiado la configuración de la actual corporación municipal.

Al preguntarle por las personas de su equipo municipal que ahora desempeñan funciones de responsabilidad en el gobierno regional, como Manuel Durán, Adela Martínez-Cachá, Alicia Barquero, o Nuria Fuentes (quien calificó en Facebook como «cueva de ladrones» al edificio de la Glorieta), el químico evita entrar en polémica, y se limita a decir que «quien es responsable de los nombramientos es el presidente del gobierno, y él decide con quién cuenta en su equipo de colaboradores».

P. ¿Qué puede decir de Joven Futura y de la reciente sentencia en torno a la urbanización?

R. Poco que decir, el problema es un trámite que imagino que se resolverá en breve, y que no tiene más trascendencia, y que además afecta a la Comunidad Autónoma y no tanto al Ayuntamiento de Murcia. El 99´5% de los contenciosos que se han interpuesto contra este ayuntamiento han acabado dando la razón a esta administración, y el resto son excepciones. Insisto, es un trámite que se resolverá.

P. ¿No tiene miedo de que le afecte directamente?

R. No, no.

P. ¿Cree que puede haber mociones de censura esta legislatura dada la minoría del Partido Popular tanto en Ayuntamiento como en la Asamblea Regional?

R. Cuando no hay mayorías absolutas, como va a ser en estos cuatro años, en cualquier momento se pueden conformar mayorías diferentes. Pero se hagan o no, hay que hacer las cosas con responsabilidad, no pensando en tiempos. Fundamentalmente hay que trabajar por el interés general. ¿Puede haberlas? Los números dicen que sí…

P. ¿Las vería naturales?

R. No, no hay ningún motivo, no ha cambiado nada del 12 de junio a ahora. Solamente habría una razón política: el quítate tú para que me ponga yo.

P. ¿Cree entonces las amenazas de Ciudadanos?

R. Bueno, esto es el juego político, que si entro, que si salgo, que si abro la puerta, que si la cierro… históricamente todas las formaciones que han sido puerta, han sido puerta para cerrarlas, nunca para abrirlas.

P. Parece que todos estamos de acuerdo en Murcia con el soterramiento de las vías, y es evidente  que se han utilizado los matices del lenguaje para defender distintas posturas. El acuerdo reciente ¿Cómo lo ve?

R. Yo creo que la gran mayoría de los murcianos estamos convencidos de la necesidad de que la alta velocidad llegue a Murcia, y que en paralelo, al mismo tiempo, esto tiene que estar soterrado como estaba previsto, para vertebrar el municipio. Indudablemente todos somos conscientes de que el proyecto de soterramiento de los 7 kilómetros y medio, todo en una unidad de acto, es una cuestión que a todos nos gustaría, pero es una utopía, es irrealizable. La forma de realizarlo es por fases, de manera que estemos conectados con Madrid en tiempos razonables, pero al mismo tiempo sin tener que esperar la dilación en el tiempo. Eso lógicamente suscita una cuestión: quién garantiza que esto va a ocurrir, que yo creo que es lo que mayoritariamente crea debate, es decir: qué garantías unos y otros consideran válidas. Yo creo que lo que se consiguió, la primera fase de soterramiento, que soluciona la vertebración de Santiago el Mayor, es una solución, me refiero al proyecto adjudicado. El acuerdo que parece ser que hay entre PP y Cs de alterar el orden de las fases está dentro de lo que cada uno decide.

Aquí se ha hecho mucha política. Mientras ha gobernado el PSOE un buen número de fuerzas políticas han mantenido silencio absoluto, y cuando no han gobernado iban a la movilización. Lo importante es que el proyecto adjudicado se haga realidad lo antes posible porque para miles de personas es necesario conectarse con alta velocidad con Madrid. Y para otros miles de personas es prioritario moverse del Carmen o el Infante al barrio de Santiago el Mayor y viceversa sin barreras.

P. Pero el acuerdo firmado por los grupos tanto en ayuntamiento como en la Asamblea cuando usted era alcalde decía que el AVE no llegaría en superficie en el tramo en que estaba previsto soterrar. ¿El acuerdo de PP y Cs respeta ese acuerdo? Porque el tren llega en superficie al Carmen.

R. Sí, yo creo que sí. Cuando se haga todo las vías van a estar deprimidas, y esta primera fase no supone que llega la Alta Velocidad en superficie. El proyecto que se retiró tenía en cuenta una llegada en superficie y después hacer los proyectos. Ahora no, ahora se hace un soterramiento de unos 600 metros cubiertos, de manera que tenga continuidad después. Desde luego lo que sería una barbaridad es hacer una infraestructura para luego tirarla.

P. ¿Y no debe ser decisión de la corporación, es decir, del ayuntamiento, cuál debe ser el orden de las fases, y no decisión de dos líderes políticos o dos partidos?

R. Indudablemente. Eso es lo que la corporación debe de plantear. Al ser por fases hay que establecer prioridades, y quien mejor que los legítimos representantes de los ciudadanos para hacerlo. Al margen de que hay partidos políticos que lo que están es en contra del AVE. Lo que no se podría nunca permitir es que por discutir, o por cuestiones políticas, teniendo una infraestructura a las puertas, los murcianos no la puedan utilizar. Desde luego nuestro sistema ferroviario es impresentable. Ahora tenemos la oportunidad de modernizarlo. Quizá si en su momento se hubiera aceptado la solución provisional de una estación en Los Dolores ahora tendríamos conexión con Madrid, o a punto de estarlo, y un debate más sosegado acerca de cómo continúa el ferrocarril de Murcia hacia el sur. No olvidemos que tenemos que resolver la conexión hacia el sur, la continuidad de las mercancías, la línea FERRMED.

P. ¿No cree que el resultado de las autonómicas catalanas puede condicionar el recorrido de ese Corredor Mediterráneo?

R. Indudablemente. Hay presiones para que haya un corredor central, por Zaragoza. Pero tenemos aprobado en la UE el trazado, y es una oportundiad de convertir Murcia en centro logístico, y relanzaría la actividad económica, potenciaría el puerto de Cartagena, y convertiría Murcia en un nodo. Ya se estaba trabajando en la ZAL (zona de actividad logística), conectada con la red de carreteras, el tren, etc. Y hay que definir la continuidad ferroviaria. Por eso, en su momento, cuando planteamos, además yo creo que de forma unánime,  la solución provisional de Los Dolores, de poco coste económico, y que aseguraba el AVE, eso permitía estudiar la variante del Reguerón, que solucionaba muchos problemas urbanos de Murcia y Alcantarilla. Pero bueno, no es cuestión de echar la vista atrás.

P. El Real Murcia.

R. El problema deportivo de un equipo en 2ªB es enorme. El Murcia ha pagado el pato de una guerra interna, de la RFEF, la Liga, y el Consejo Superior de Deportes. Quisieron dar ejemplo, y en los despachos se hizo lo que se hizo. Segunda B es una categoría complicada para salir, con cruces, Play Off, etc. Los éxitos dependerán de una estabilidad económica, y ojalá, a todos nos gustaría tener un equipo en 1ª división.

P. ¿Ha conocido, como alcalde, interés en comprar el Real Murcia?

R. Se ha oído mucho, pero de verdad, en una posición seria no. No he conocido propuestas concretas, ni serias. Es cierto que yo tampoco he estado nunca en eso. Desde los ayuntamientos debemos ayudar, promover, etc. Pero es una entidad privada y tienen que gestionarla quienes la manejan.

P. ¿Qué sabe acerca de la creación de un partido político de ámbito regional?

R. Sí, eso es lo que dicen.  En los momentos en los que ha habido convulsión política generalizada, como ahora, se ha dirigido la mirada hacia ello, recuerdo en los años de la UCD que ya se planteaba. Hubo tambien intentos de confluencia de independientes para unas elecciones autonómicas. Ahora vivimos una situación compleja, y atomizada, y bueno… partido nacional sólo queda el PP, porque al PSOE de carácter nacional le queda el nombre. Pero yo estoy alejado de la actividad política. Yo sigo pensando que la unión hace la fuerza, es más importante estar en una formación nacional potente, sólida, que en soluciones esporádicas como un partido regional. Yo creo en España como nación, por encima de todo, una nación de todos los españoles, y tenemos que arrimar el hombro  en pos del proyecto común, de lo que nos une, no de lo que nos desune.

P. ¿No le veremos en un partido regional entonces?

R. Mi actividad política terminó y terminó. No.

P. Le tengo que preguntar por Valcárcel.

R. Valcárcel es, aparte del mejor presidente que ha tenido la región hasta hoy, y además de presidente del Partido Popular, mi amigo. Son más de 30 años de relación personal. Sólo puedo decir cosas buenas de él.

P. Pedro Antonio Sánchez.

R. Tiene una papeleta difícil. Tiene una experiencia política importante, tanto de partido como de gestión, y espero que tenga mucho éxito, porque será el éxito de la Región de Murcia. Espero que supere a Ramón Luis en los resultados, será buena señal.

P. Alberto Garre.

R. Bueno pues Alberto Garre, pues… No voy a opinar. No me queda nada más que hablar bien de la gente.

P. ¿Quiere decir algo más?

R. No, yo estoy ya de todo esto… lo veo a larga distancia. Si me entero de cosas es porque me lo dicen. No sigo yo estas cosas…

Leave a comment